jueves, 11 de febrero de 2016

Elimina la tos para siempre

Remedio natural para tratar la tos con cebolla y miel


Uno de los mecanismos de defensa que tiene el cuerpo más evidente para nosotros es la tos. Se trata de un vaciado explosivo de aire desde los pulmones con la intención de expulsar sustancias que son dañinas o extrañas pero que se encuentran en las vías respiratorias.

Un vaciado explosivo de aire como defensa es la definición de la tos.
La tos
Los jarabes y los medicamentos son dos de las opciones a las que más se recurre para controlar la tos en una persona. De todas maneras no hay que olvidar que el uso excesivo de medicamentos puede conllevar efectos secundarios, así que las siguientes alternativas naturales podrían ser de tu interés o incluso productos herbalife como la bebida de aloe vera pueden aliviar la tos.

Aliviar la tos con cebolla y miel


Es un remedio natural para la tos muy conocido pues se lo ha usado desde la antigüedad. Los dos ingredientes tienen una función expectorante y antibiótica, así que reducen los síntomas de la tos considerablemente.

Remedio natural al combinar la miel y la cebolla
Cebolla y miel, remedio natural.

Opción 1 para aliviar la tos


  • Una cebolla de tamaño mediano.
  • Dos vasos con agua.
  • El zumo que obtengas de un limón
  • Dos cucharaditas de miel.
  • Comienza pelando y cortando la cebolla en trozos que sean grandes.
  • Coloca la cebolla a hervir en conjunto con los dos vasos de agua por unos 15 minutos.
  • Deja que repose por 5 minutos y después agrega los dos ingredientes restantes.

Para preparar la opción 1 sigue estas indicaciones

Bébelo entre dos a tres veces al día para que notes los resultados.

Resultados naturales con miel y cebolla
Remedio natural con miel y cebolla

Opción 2 para aliviar la tos


  • Una cebolla.
  • Tres cucharadas de miel.
  • Empieza por pelar y cortar la cebolla pero en pequeños trozos que luego vas a llevar a un recipiente.
  • Añade la miel al recipiente y permite que repose la mezcla durante toda la noche.
  • En la mañana siguiente vas a colar la mezcla usando una gasa gruesa o un colador.

En cuanto a la preparación de la opción 2 son estos los pasos

Consume la dosis que tienes preparada para ese día. El remedio lo puedes tomar en su estado natural o lo puedes diluir con un poco de agua.