miércoles, 19 de junio de 2019

Remedio natural con cúrcuma para tratar la artritis reumatoide



Los productos naturales para la salud son de las mejores opciones que se pueden elegir, especialmente porque la mayoría de los casos no acarrean efectos secundarios. Por ese motivo, compartimos los beneficios de la cúrcuma sobre la artritis reumatoide, en particular los problemas que genera en el cuerpo.


Remedios naturales con cúrcuma para la artritis reumatoide


Antes que nada, se recuerda que la artritis reumatoide es definida como una enfermedad autoinmune crónica que no tiene cura. Asimismo, afecta alrededor de un 1% de la población del planeta.



Se sugiere la utilización de la cúrcuma, porque ya se ha demostrado que dispone de propiedades excelentes para el cuerpo, gracias a su acción analgésica, antiinflamatoria, antioxidante, antimicrobiana, hepatoprotectora, anticancerígena, entre otras.

Por las anteriores virtudes curativas, se propone el uso regular de esta especie para ayudar al cuerpo con enfermedades que generen dolor e inflamación, es decir, reúne todas las condiciones para ser usada en cuadros de artritis reumatoide.

Remedio de arcilla y cúrcuma para tratar la artritis reumatoide


Lo primero por mencionar en este caso, es aclarar que se trata de un remedio de aplicación tópica, el cual por sus características va a actuar como un calmante y de una manera rápida. En este caso en particular, hay que agregar los efectos de la arcilla, pues también es útil para reducir la inflamación y por ende calmar el dolor. Asimismo, ofrece muchos otros minerales que son beneficiosos a los cuales se tiene acceso a través de la piel.



Los ingredientes que se requieren son:

  • Una cucharada de cúrcuma en polvo.
  • Tres cucharadas de arcilla en polvo.
  • Cantidad de agua suficiente.

Los pasos a seguir para su elaboración son:

  • En un primer momento, se debe anotar que cuando se manipule la arcilla no hay que usar utensilios de metal. En su defecto, hay que optar por objetos de madera, cerámica, plástico o cristal.
  • Para empezar, mezcle muy bien la cúrcuma con la arcilla.
  • Lo siguiente, es agregar el agua de un modo progresivo hasta que se obtenga una pasta que no sea grumosa y que también se pueda aplicar sin que gotee.

Para terminar, la aplicación consiste en:

  • Aplique sólo sobre la piel limpia y seca en la zona afectada por la artritis reumatoide.
  • Permita actuar por 30 minutos o hasta secar la arcilla.
  • Lave la piel para retirar todos los restos y si lo desea aplique una loción hidratante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario